Condiciones de Venta

Lugares de Interés

Aquí encontrará nuestra selección de sitios imprescindibles y de lugares gastronómicos que lo ayudarán a disfrutar este pueblo histórico.

El casco histórico


Los amantes de cultura y historia pueden empezar su visita por la plaza principal, Ruiz de Arellano, donde se encuentra la parroquia San Antonio de Padua. Esta última cuenta ella sola como los primeros conquistadores españoles, trayendo materiales nobles desde Europa, empezaron a edificar la ciudad a partir del año 1730.

La municipalidad actual, ubicada frente a la parroquia, es un antiguo edificio de estilo colonial que perteneció a una de las familias más ricas del pueblo, la familia Laplacette, desde su construcción en 1885, hasta su adquisición por la ciudad en 1966. Hoy se puede admirar un amplio patio, un antiguo pozo, azulejos de época y hierros forjados.

Los artesanos


A pocos metros se encuentra el museo y taller de platería de la familia Draghi, abierto desde 1960. La sala de exposición, ubicada debajo de la cúpula del edificio, contiene una colección impresionante de piezas gauchas del siglo XIX, todas más bellas una que la otra, y 100% de plata. Hay una gran cantidad de facones y tiradores de gauchos, pero también piezas del recado completo del caballo: sillas de montar, frenos, estribos, rebenques… Dispersos por toda la ciudad de San Antonio de Areco, más de treinta plateros viven todavía hoy de este arte que comparten con los sogueros, los tejedores, los talabarteros y otros ceramistas. Todos son felices y orgullosos de presentar su trabajo a los visitadores.

Siguiendo con el arte asociado a la figura del gaucho, el museo Las Lilas exhibe una selección de obras originales del pintor Florencio Molina Campos (1891-1959). Sus acuarelas, conocidas al principio por los calendarios que el ilustraba para la marca Alpargatas, representan escenas de la vida del gaucho, el guardián de la Pampa. El museo presenta también diversas muestras de expresión artística, de la época precolombina hasta hoy.

El Museo Ricardo Güiraldes


Caminando por la costanera del río Areco, puede cruzar el Puente Viejo, construido en 1857 y emblema de la ciudad, para llegar al Museo Gauchesco Ricardo Güiraldes. Este museo público honora la figura emblemática del gaucho y el famoso escritor, novelista y poeta argentino Ricardo Güiraldes (1886-1927). Recorriendo las 6 salas y la pulpería La Blanqueada, usted podrá observar una gran diversidad de obras, objetos y documentos antiguos, los cuales cuentan la vida de Ricardo Güiraldes, pero también los usos y costumbres del gaucho de ayer y de hoy.

Donde comer rico?


Nuestra ciudad ofrece una gran diversidad de lugares donde comer, desde picadas, hasta la cocina más refinada.

Restaurantes

La primera idea que le viene a la mente al viajero cuando llega a San Antonio de Areco, cuna de la cultura gauchesca, es de dejarse tentar por un tradicional asado. Por ello, hay un abanico de opciones…

En la costanera del río Areco usted puede, por ejemplo, sentarse a una de las mesas de la tradicional pulpería La Lechuza (Pasaje De La Riestra 423, frente a la oficina de turismo), del amplio y sobrio restaurante La Arcadia (Alsina 6) o de la cálida parrillada La Porfiada (Bolivar 66).

Subiendo por la calle Zapiola, a tan solo 300 metros del río, se encuentra una de las mejores mesas de la ciudad: el Almacén de Ramos Generales (Zapiola 143).

Para los más curiosos que se aventuran hasta el corazón de la ciudad, los nativos les recomendaran el Mestizo (Alsina 219), Rossita (San Martin 326) o Zarza (San Martín 361). Una cocina más diversificada y moderna los espera allí.

En fin, si a usted le gusta comer en el medio de la naturaleza sin alejarse demasiado de la ciudad, no se pierda La Casa de los Fogoneros, el excelente restaurante de la Estancia La Cinacina (10 minutos caminando desde la plaza Arellano), o Las Dueñas (Ruta 8 Km 115, Camino del Quinton, 10 minutos en auto).

Resto-bares y Salones de Té

Ubicado justo en frente al Museo Ricardo Güiraldes, La Vuelta de Gato (Camino R. Güiraldes 159) es un auténtico bar de campo visitado por paisanos de nuestra ciudad. Algunos, llegan a caballo!

En el mismo estilo pero a 100 metros de la plaza Arellano, el famoso Boliche de Bessonart (esquina Segundo Sombra y Zapiola) lo sorprenderá con su arquitectura y su decoración cargada de historia.

Los Principios y el bar San Martin son los dos otros boliches emblemáticos de la ciudad, visitados por los paisanos y gauchos. Allí se juntan para compartir una cerveza y jugar al truco.

En pleno casco histórico, los salones de té Juana Canela (Arellano 45), La Martina (Bolivar 70) y también Ambigú (Zapiola y General Paz) les ofrece productos de calidad además de una cálida bienvenida.

Chocolatería y Heladería

Para refrescarse el paladar con sabores dulces, puede ir a tomar un helado en el bar El Tokio (plaza Arellano), o a Dell’ Olmo (Alsina 365).

Por último, no se puede partir de San Antonio de Areco sin una parada en La Olla de Cobre (Matheu 433). La reputación de este lugar es insuperable, aquí se elaboran los mejores chocolates y alfajores de la région. Altamente recomendado para los más gourmets!

Pueblos y Estancias de la zona


Todos ubicados dentro del municipio de San Antonio de Areco, los pintorescos pueblitos de Vagues, Duggan y Villa Lia merecen también su visita.

Todo eso sin olvidar de ir a conocer a los gauchos trabajando en las Estancias de la zona, donde seguramente tendrá oportunidades para inspeccionar la Pampa desde arriba de un caballo criollo.

Gracias a nuestras visitas guiadas y excursiones, nuestro equipo queda a su disposición para descubrir todas esas riquezas, y muchas más!


San Antonio de Areco

Lugares de Interés


Aquí encontrará nuestra selección de sitios imprescindibles y de lugares gastronómicos que lo ayudarán a disfrutar este pueblo histórico.