La Doma India, origen y método

En San Antonio de Areco, provincia Buenos Aires, Argentina.

Historia de la Doma India

El caballo fue traído de España a América por Pedro de Mendoza, en el año 1.535. Es de origen andaluz berberisco. Inicialmente era de un gran porte, pero se fue adaptando y, por lo tanto, achicando para adaptarse al medio ambiente. Proliferó rápidamente formando inmensas manadas, que se expandieron a lo largo y a lo ancho de la pampa húmeda; luego avanzaron hacia zonas más secas: La pampa, San Luis y Río Negro. Fue en ésta zona donde el caballo adquirió gran rusticidad, característica notoria de nuestro criollo actual.
Y es por el año 1.600 aproximadamente, que el Indio descubre el caballo, y crea su propia manera de domesticarlos y entrenarlos, sin influencia extranjera. Logrando un caballo superior al del conquistador, como se lo reconoce en varios pasajes de la literatura histórica de Argentina. Tal es el caballo del pampa: le enseñaba a galopar boleado, a galopar con la cabeza tapada; a galopar en los médanos, a galopar en los cangrejales, a nadar cruzando lagunas o ríos caudalosos; a saltar zanjas, barrancas o empalizadas; lo hacía echar entre los pajonales; lo manejaba con las piernas sin utilizar riendas; le enseñaba a quedarse inmóvil durante mucho tiempo (parado o echado); a aguantar la sed o el hambre; a llamarlo con sonidos como silbidos o gritos; lo utilizaba como mangrullo para aguaitar (otear o mirar) el horizonte; a aguantar el calor del fuego; a resistir largas galopadas, atropelladas y violentas rayadas; a hacer molinetes sobre un cuero; a llevar el indio a la rastra agarrado de la cola.

El Método

El método consiste en domar al caballo de acuerdo a su naturaleza, evitando provocarle miedo y dolor, y ganándonos su confianza y lealtad.
Este método nos proporciona nociones claras de cómo tratar al caballo, y que, cuando y como enseñarle, lo que queremos lograr.
El caballo aprende por persuasión, y esta en nosotros, conocer su naturaleza, comportamiento y psicología, para lograr persuadirlo, y enseñarle, un sin fin de ejercicios, que harán de ese caballo, un animal apto para cualquier disciplina.
En la Doma India, no hace falta ser fuerte, ni tener un físico privilegiado, lo que si se necesita, es conocer el caballo en profundidad, y saber enseñarle, progresivamente, paso a paso, lo que vamos a pedirle en el futuro (por ejemplo, que nos traslade, que salte, que juegue al polo, que se quede quieto, etc.).
Es un método no violento, por que no se castiga al caballo, no se lo palenquea, no se lo tira de la boca, no se lo manea, ni se lo taquea.
El caballo entiende de limites, y es la herramienta que utilizamos, para disciplinarlo, y hacerle entender que es lo que esta permitido, y lo que no esta permitido.

Fuente: http://doma-india.com.ar/domaindia.htm

Doma India en la Estancia La Porteña, San Antonio de Areco, Argentina. Doma India en la Estancia La Porteña, San Antonio de Areco, Argentina. Fotos: Bertrand Mahé

Compartir "La Doma India, origen y método" en: